cine/crítica

La teoría del todo… Y el hipnótico Redmayne


La teoría del todo

La teoría del todo

Permítanme los lectores esta vez realizar una crítica un tanto atípica, o desde un punto de vista “fan” que perderá toda su credibilidad al leerse. La teoría del todo es una película correcta que a un servidor le ha parecido magnífica gracias a su pareja protagonista y en especial a esa increíble interpretación de Eddie Redmayne en el papel del astrofísico Stephen Hawking.

Eddie Redmayne es Stephen Hawking

Eddie Redmayne es Stephen Hawking

Mientras escucho la estupenda banda sonora creada por Johann Johannsson para la película, la única que le puede disputar el Oscar a Zimmer por la de Interstellar, y que ya ganó el Globo de Oro, me intento centrar para hacer de esta crítica algo objetivo. Como ya sabemos, Hawking es una de las personas más importantes de nuestra era, gracias a sus estudios en el campo de las singularidades espacio temporales, la relatividad general y la predicción teórica de que los agujeros negros emiten radiación (si, tiramos de Wikipedia para esto). Y, al mismo tiempo, conocemos por muchos comentarios su personalidad, algo brusca y prepotente, aunque también se dice que tiene un gran sentido del humor.

Pues bien, La teoría del todo se basa en el libro escrito por su ex-mujer Jane Wilde HawkingTravelling to Infinity: My Life with Stephen” y suponiendo que es una adaptación, pues nos dejamos llevar por la historia que nos cuenta. Una historia más centrada en su proceso degenerativo que en sus investigaciones científicas. Por ello puede cojear en ese ámbito, algo que a mí me importó bastante poco pues ver la transformación de Redmayne me dejó hipnotizado de principio a fin.

¡Qué bonito es el amor!

¡Qué bonito es el amor!

Y es por esta última frase por lo que mi crítica va a ser un poco incorrecta. Mi juicio se ve completamente nublado por un Hawking totalmente creíble y por una mimetización con el personaje absolutamente convincente. No me interesa como se convirtió en lo que hoy es. No me interesa si su imagen es demasiado “bonachona”. La historia que nos cuenta James Marsh no nos habla de ciencia, nos habla de amor, de vida, de superación, de cómo un hombre al que le daban dos años de vida, sigue vivo y expandiendo su conocimiento.

No solo la interpretación de Redmayne es maravillosa, Felicity Jones no se queda atrás y muy justa es también su nominación al Oscar. Firme competidora de Julianne Moore a la que todas las apuestas la dan como vencedora. Pero no solo de buenas interpretaciones se basa este biopic, su fotografía resplandece y su montaje también está a la altura de esta interesante obra.

Transformación absoluta... sin palabras

Transformación absoluta… sin palabras

Y volvemos a lo de antes para completar este comentario. ¿Puede que falte más información sobre su trayectoria profesional?, ¿las  simples explicaciones científicas sobre sus teorías no nos aportan nada a nuestro conocimiento? Si y sí, pero no me importa. ¿Puede que se trate de criticar a la ex-esposa de Hawking por tener pensamientos impuros durante su relación con el científico? No sé si es crítica, pero lo veo algo totalmente normal y probable. No puedo culpar a esta persona por querer estar con otros hombres teniendo a un marido en ese estado.

Por todo esto solo puedo rendirme ante una película interesante pero con unas interpretaciones tan sublimes que me hicieron olvidarme de demás aspectos, ¿un error? Sí, pero me lo voy a permitir esta vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s