reportaje

El rincón de Javier C.: Trailers for the masses


Iron Man 3

Iron Man 3

  Que el cine se convierte cada vez más en una industria de comida rápida (con todas las características de ésta: salivación previa deliberadamente fabricada por la publicidad, poca elaboración del menú, alimentos que nunca contienen nada arriesgado para el paladar, sabores indistintos entre sí, sensación de saciedad inmediata, y digestión tan veloz que provoca una pronta vuelta del apetito) es un hecho más que sabido. La marca de distinción del cine más exitoso de los últimos 10 años es el empleo de efectos especiales vacíos –están al servicio de sí mismos, no del contenido del film– con que llenar el tiempo en que de verdad parecen pasar cosas. El resto del metraje no busca sino el desarrollo de los hechos que llevarán a la parte en que por fin empiezan las hostias y las explosiones; y los personajes estarán diseñados con la personalidad suficiente como para saltarse –si se puede, que no siempre– un poco el chiclé, y soltar (si son los buenos) unas frases de antología cutre que hagan pensar al patio de butacas, comedor de palomitas, nachos y perritos (la chusma, la masa, la canalla) en el ego ingobernable del Tony Stark o del Bruce Willis de turno. El malo puede ser, sin embargo, más imaginativo o canalla: total, va a perder o a morir sí o sí al final.
             En fin, tampoco vamos a ponernos nostálgicos recordando que hace apenas medio siglo, y hasta mucho más tarde, los taquillazos consistían en gente hablando en habitaciones, sin tiros, ni explosiones, ni nada semejante (por mucho que de ese cine también hubiera cosas), sino en personajes y tramas bien desarrollados. Las cosas son cómo son, y punto. Pero quería yo llamar la atención sobre la pavorosa semejanza entre los tráilers de este tipo de películas modernas que tan bien nos llenan el estómago.
Combustión

Combustión

1-      Suelen empezar con un ambiente calmo, sereno. La tendencia general es también la de darle un toque oscuro o misterioso. La música suena tranquila, o al menos a un volumen moderado; pero tiene que inquietar o parecer molona, según el enfoque de la peli. Pueden ser golpes de piano muy secos. Puede ser una canción nostálgica. O avanzadillas de cuerda que se interrumpen a cada poco. Los golpes de sonido estilo “Origen” se han puesto muy de moda. El ruido así en seco da sensación de trascendencia. Gustan los planos aéreos de edificios, o los travellings de escenarios vacíos. La información que se nos muestra está muy sesgada. Hay mucho fundido en negro (esto es el universal absoluto de los tráilers), y puede que aparezca ya el protagonista.

2-      El cambio de ritmo del tráiler lo determina, naturalmente, un cambio de ritmo en la música. Lo habitual es que, tras el paso 1, la música desaparezca por completo. Llega un fundido en negro (o hasta en blanco en unas poquísimas ocasiones: lo importante es un buen fundido), alguien dice una frase muy chula, y la música suena hasta colapsarse; tras el colapso, irrumpe otra música con un ritmo ya más veloz. Ahora se nos explica todita la trama. Los personajes hablan mucho, exponen sus ambiciones, sus traumas, sus movidas, y nos informan de lo que va a pasar; aderezado todo esto con un sinfín de cosas ingeniosas.

Thor: El mundo oscuro

Thor: El mundo oscuro

3-      Sabemos que empieza la parte final cuando la música se pone épica. Puede que le suban el volumen a tope; puede que la orquesta resuene por completo mientras unos coros resaltan la gravedad existencial de lo que ocurre. O que haya golpes de ruido como cuchillas: el caso es que el ritmo sube, y empieza la exhibición de golpes, disparos, explosiones, cámaras lentas, coches que vuelan por los aires, edificios que se destruyen… la repanocha. Todo bien sazonado de fundidos en negro.

4-      La cosa termina, en el 90% de los casos, cuando cesa de nuevo la música de golpe y porrazo, y un personaje suelta algo tan molón y significativo que todo el mundo lo recordará como si fuera el eslogan del poster de la película. Tras la frase, vuelve la música cañera, y aparecen las letras del título ardiendo, o brillando, o comoquiera que las hayan maqueado para ocasión.

¿Exagero, tal vez? ¿Me excedo al creer que todos los tráiler son iguales, que nos tratan como a borreguitos a los que aplicar sus extrañas y cambiantes ideas sobre marketing?

Veamos…

Iron Man 2

A todo gas 6 (trufas too furious).
Combustión (sí, el cine español también se apunta)
Amazing Spiderman (bueno, a Loulogio no le parecería tan “amazing”)
Resident Evil 5  (éste empieza con un prólogo más original: luego es puro manual)
Skyfall   (“chun chun” a lo Origen, a tope y más)
    Me preguntaba si la moda vendría de Nolan, porque tiró lo suyo de este rollito; pero no estoy yo muy seguro de si fue antes el huevo o la gallina):
Batman Begins (éste se ve hoy algo arcaico pero ya apuntaba maneras)

La próxima vez que alguien vea un tráiler así, que no se les ocurra decir “tiene buena pinta”. ¡Pues claro que la tiene! ¡Ya nos hemos visto más de 100 veces el mismo tráiler, repetido como un mantra, sin imaginación ni riesgo alguno!

En fin, parafraseando al comisario Gordon, al final de El caballero oscuro, podríamos decir sobre este tipo de cine: “Es el cine que nos merecemos, no el que necesitamos”.

Valgan estos tráiler clónicos para recibir, de sopetón, la poca autenticidad de este tipo de películas, cuyo único fin es hacer caja de la manera menos arriesgada posible, empleando la estética más superficial, y navegando siempre -salvo en algunas honrosas excepciones, y ni demasiado- en un océano de chiclés inmutables. El cine convertido en falta de libertad, en propaganda ideológica (de eso hablaremos otro día, que tendrá su miga,) y en ausencia de cualquier pensamiento extraño u original. De cualquier pensamiento, de hecho.

(Como esto es Internet, y uno ya se conoce cómo se replica, quiero dejar claras unas pocas cosas, anticipándome a reproches obvios:

Lo primero –vamos a lo personal–, que el autor de este post también se ha visto, o se ve, como todo hijo de vecino, varias de las películas que él mismo denuncia aquí como imbéciles y vacuas. Pero no por verlas va a tener uno que defenderlas necesariamente. Faltaría más.

Lo segundo, que también comemos hamburguesas en el McDonald´s, y no tenemos reparo en proclamar (incluso con los carrillos llenos) que esa es una comida de mierda. No veo por qué no vamos a hacer lo mismo con las películas.

Tercero, que sí, que estas películas, bien lo sabemos, se hacen para entretener (o sea, para “matar el hambre”): medite el lector si no es verdaderamente significativo el que uno necesite entretenerse. ¿Bajo qué nivel de alienación, horror y tedio se encuentra uno cuando la única salida posible es la de “no pensar”, “entretenerse”, “pasar un buen rato” y demás subterfugios? Que no es que yo –volviendo a lo personal, que es el ataque que en Internet más se estila– no lo haga tampoco (¡pues claro que a veces sólo quiero entretenerme!); pero lo reconozco como lo que es: la muerte de cualquier verdadero disfrute del arte cinematográfico, como lo es la hamburguesa rápida y seriada ante la más sencilla cocina casera.

El entretenimiento es una industria fabricada, por necesidad, sobre el aburrimiento: si estuviéramos todo el día gozando, o interesadísimos en algo, o apasionados por algo, ¿quién querría entretenerse? ¿Haría falta, acaso?)

Anuncios

2 pensamientos en “El rincón de Javier C.: Trailers for the masses

  1. Pingback: Trailers para las masas

  2. Sí, es cierto, pero aún así suelen ser buenos trailers, porque te dejan con ganas de más, que es de lo que se trata un trailer. Recuerdo una vez, hace años pusieron varios trailers de peliculas europeas y al final pusieron el de transformers, la verdad que la unica pelicula que daban ganas de ver eran transformers, aunque por mis gustos sabía que cualquiera de las otras me iba a gustar más. El cine americano sabe venderse, así que tomaré tu entrada en este blog como “como hacer un buen trailer (aunque sea de una pelicula de mierda)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s