actualidad/cine/crítica/opinión

Sin efecto


efectos-secundarios-cartel

La memoria es muy caprichosa y muchas veces te juega malas pasadas. Una de esas malas pasadas es la que me ha pasado a mí. Te llega el mail del pase de prensa, “nueva película de Steven Soderbergh, “Efectos Secundarios”, cine tal, hora cual, se ruega confirmación…” y te vienen a la cabeza muchas películas con las que has disfrutado en el pasado, piensas en “Traffic”, “Ocean’s Eleven”, “Twelve”, “Thirteen” ya menos, “The Good German”, y rápidamente tu mente desecha aquellas que ha hecho últimamente, como “Contagio” o “Magic Mike”, que han pasado desapercibidas. Este proceso hace que llegues al cine con la ilusión y las ganas de ver una película de Soderbergh.

Luego ves el reparto y ya como mínimo lo encuentras desigual, Jude Law, buen actor con varias recaídas, Channing Tatum, que aun sigue buscando su interpretación entre sus músculos y la prometedora Rooney Mara, que con su interpretación en el remake de “Los hombres que no amaban a las mujeres” se ha puesto en la órbita de las majors de Hollywood, con su apariencia frágil físicamente pero dura personalmente, fría pero pasional, lo que le hace ser muy versátil en el terreno interpretativo. Esta versatilidad la hace propicia para el papel que interpreta en esta película. Mujer depresiva, con problemas emocionales, que comete errores que nadie puede esperar.

En sí la película parece la típica historia estadounidense de problemas con las farmacéuticas, que apunta a largo juicio donde la familia será reparada económicamente por la negligencia de un fármaco. Así a priori no pasa de ser una emocionante historia de domingo de sobremesa en la que los más dormilones no pasaran de diez minutos en el sofá. Pero entonces y para aquellos que se han tomado un café bien fuerte viene el primer giro en la trama que dota a la película de un interés que no se le presuponía en un primer momento. Cuando todo va remontando empiezan a surgir los problemas, y es que estos se suceden de manera continua, problemas profesionales, inhabilitaciones, personales, periodísticos y un sinfín de recovecos hacen que la película pierda su hilo argumental, que no sepas que personaje es sincero, y la mentira y el dinero lo envuelven todo de una forma tan abrupta que se forman tantos nudos imposibles de desliar que te atoras mentalmente y solo piensas que el despropósito en el que se ha convertido la película acabe de una vez.

Soy un gran partidario de los giros de guión, pero su exceso hace que te sientas como una peonza rodando. Considero que la historia puede ser buena, pero el inicio previsible hace que bajes la guardia, y los golpes que vas recibiendo no tienen todo el sentido que el director busca y esto se nota en los últimos cuarenta minutos. Los actores están regulares, el problema que tienen es que no te los crees, no son verosímiles, incluso el más creíble es Tatum debido a la simpleza de su personaje. El resto no pasan del estereotipo de loca y de loquero incluyendo a Catherine Zeta Jones que incluso alberga los dos estereotipos en sí misma, sin duda una lástima.

Y para acabar la pregunta de cada post: ¿por qué hace dos películas al año de dudosa calidad, en vez de tardar sus dos años como en los inicios de su carrera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s