crítica

El rincón de Javier C.: De óxido y hueso


De óxido y hueso

De óxido y hueso

De óxido y hueso”: sí, seguramente nos encontremos ante el título más feo del año. Uno se imagina una barra de hierro marfileña y oxidada. Se supone que es una metáfora de lo que ocurre en la película: la protagonista usa prótesis porque una orca le zampa las piernas (bueno, en realidad se las arranca sin querer, pero para el caso da un poco lo mismo), y el protagonista usa los huesos de sus manos (los puños, vaya) para partir ídem, pero de la cara de sus rivales, porque el muy díscolo se las apaña boxeando ilegalmente; y así puede sacarse unas pelillas. ¡Ay, la crisis! Pero es buena gente, ¿eh? Que tiene un niño de cinco años y todo.

Fotograma de "De óxido y hueso"

Fotograma de “De óxido y hueso”

Estos dos hijos del desarraigo y del descarrío vital se entrecruzan. Poco a poco intiman (polvete va, polvete viene), y después sus tramas se entrelazan hasta llegar a un final que nos deja destemplados por completo. Ambos intérpretes (Matthias Schoenaerts y Marion Cotillard) son, seguramente, lo mejor de todo el film; pero éste no les proporciona un material adecuado para que los personajes posean verdadera coherencia. A medio camino entre el telefilme, el videoclip, o un Ken Loach con brotes de humor, termina por no encontrar un tono firme, y eso lo destroza. Audiard abusa de la cámara lenta, de la música chill out con pretensiones estéticas, de los planos en los cuales rebrilla mucho la luz del sol. Pero tanta belleza de baratillo parece ajena al trasfondo de la historia. Por lo mismo, la trama cae en tópicos y contratópicos que ya hemos visto unas cuantas veces. El personaje del niño ocupa demasiado espacio para lo que finalmente acaba resultando: un modo de caracterizarlo a él, al protagonista. Y qué fácil es emocionar con niños: en cuanto uno huele el truco del almendruco, se repliega en la butaca mosqueado.

Durante el metraje adiviné –cosa bastante poco usual en mí– unos cuatro o cinco giros de guión: una vez te percatas de que no hay información dicha al azar, todo cuanto se menciona ocupará su espacio posterior en la trama. El efecto de esa construcción es doblemente desafortunada: por un lado, el personaje parece casi uno de esos mensajeros del teatro griego que le narraban al rey las nuevas noticias y desaparecían sin más, pues no poseían rasgos personales; por otro, toda sorpresa suena como ya vista. Pero, al mismo tiempo, dentro de tan calculado guión, es la pereza a veces la que dicta el devenir de los hechos. Mucho de lo que hacen los protagonistas carece de justificación, no es creíble, o resulta apresurado, incongruente.

Cotillard en "De óxido y hueso"

Cotillard en “De óxido y hueso”

En definitiva: una película que cae, pese a sus balanceos, en el telefilme. Está más pendiente de emocionar que de mostrar. O, hilando más fino, podría decirse que el director está demasiado emocionado, él mismo, con lo que cuenta; tanto, que olvida la distancia con que todo artista debe concebir su obra, pues de lo contrario cae –como aquí– en el amaneramiento.

No se merece un suspenso porque a pesar de todo no llega al desastre: algunas escenas son muy buenas, el humor siempre funciona (es muy de agradecer), los actores están todos en un nivel excelente (sospecho que las carencias de Cotillard, que se ven a veces, son culpa del guión, no suyas), la dirección sabe lo que hace en general, y tiene algo que contar.

Pero también constituye una pequeña decepción. Una película que no deja poso, que se olvida pronto, que a ratos se estanca y se hace pesada. Después de la soberbia “Un profeta” (en donde lo poético sí se integraba con total éxito), “De óxido y hueso” se estrella con estilo.

Pero se estrella.

Nota: 5´5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s