crítica

La vida de Pi… junto a Richard Parker


La vida de Pi

La vida de Pi

La búsqueda de historias increíbles nos puede llevar a veces a descubrir sucesos inexplicables y aún así tomarlos como ciertos, preciosos y dignos de ser contados para hacernos reflexionar. Últimamente salir del cine pensando, haciendo reflexiones sobre la película que acabas de ver es complicado, nos tragamos lo que vemos y lo olvidamos nada más salir de la sala. El cine es de consumo rápido, como las palomitas que comemos o la coca-cola que nos bebemos. Pero hay ocasiones en las que la experiencia de ver una película transciende más allá del propio visionado. La vida de Pi nos invita a una reflexión posterior, creas o no creas, sientas o no, esta película se convierte en una preciosa aventura entre la fuerza, la supervivencia y la fe.

Pi y Richard Parker

Pi y Richard Parker

La vida de Pi es la adaptación a la gran pantalla de la novela homónima del salmantino Yann Martel, en la que nos cuenta la maravillosa historia de un chico que se ve solo en medio del océano después de que el barco en el que se trasladaba con sus padres de la India a Canadá naufragase con los animales que transportaban en él, pertenecientes al zoo de su padre. Pi y Richard Parker, un tigre de bengala, convivirán durante todo el trayecto hasta tierra firme pasando mil calamidades, demostrando que la esperanza es lo último que se pierde y, ayudado por su fe, se puede conseguir sobrevivir a arduos y largos días a la deriva.

Antes de meternos de lleno en la transcendencia de  la historia, alabaremos el magnífico trabajo realizado por su director, Ang Lee, el cual ha transmitido la esencia principal de la obra a la gran pantalla, utilizando un 3D que, esta vez, tiene un sentido total haciendo que la inmersión en la aventura de Pi sea máxima para el espectador, amén del guionista David Magee, que ha conseguido plasmar un guion impecable. La fotografía es fabulosa, plasmando unos escenarios espectaculares, soledad, amargura, esperanza… una barca en medio de un océano de estrellas. Retratos perfectos de un viaje personal y espiritual mágico.

Fotograma de "La vida de Pi"

Fotograma de “La vida de Pi”

La banda sonora está compuesta por Mychael Danna, el montaje es fabuloso intercalando las historias del Pi adulto con el náufrago, la actuación del jóven Suraj Sharma en su primer papel es creíble al 100%… en definitiva, una grandísima película en todos los sentidos.

Y volviendo a lo transcendental. Habrá gente que la tilde de propagandística en cuestiones religiosas, se enfadarán y les molestarán las alusiones a Dios (sea cual sea su nombre) pero esto es lo que hay, al principio de la película el escritor que visita al Pi adulto para conocer su aventura le pregunta cómo le va a hacer creer en Dios, Pi contesta que espere a escuchar la historia, el espectador debe esperar y opinar al final de todo. Me gusta porque no se ve como una cinta tramposa, sino todo lo contrario, una película que cuenta una historia. Al final tú decides como te tomas esa historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s