Sin categoría

Invasor… En búsqueda de una conciencia tranquila


Alberto Amman, Daniel Calparsoro y Antonio de la Torre en el Photocall

Alberto Amman, Daniel Calparsoro y Antonio de la Torre en el Photocall

Todos nos encontramos mucho más tranquilos cuando tenemos la conciencia tranquila (bueno, la mayoría, pero tampoco me voy a detener en asuntos políticos de actualidad). La paz interior que encontramos cuando tenemos la cabeza libre de culpa, el saber que una mentira nos atormentará durante toda nuestra vida nos puede llevar al límite, a buscar la verdad a cualquier precio, a gritarla al mundo y descargar todo eso que tenemos guardado. Invasor nos habla de liberar la conciencia ante un hecho gravísimo que el Gobierno quiere esconder a toda costa.

Pablo (Alberto Ammann) es un médico militar destinado en Iraq, acompañado de su inseparable compañero Diego ( Antonio de la Torre) nos adentramos en medio del conflicto que lleva largos años asolando el país. En medio de una ruta el convoy en el que ambos viajan es atacado por un grupo de insurgentes. Pablo se despierta ya en España con un blanco en la mente. A medida que va descubriendo lo que pasó, más ganas tiene de liberarse de esa carga y hacer saber a todo el mundo lo que ocurrió entre la explosión y su despertar.

Equipo completo INVASOR

Equipo completo INVASOR

Mientras intenta todo por decir la verdad, una persona enviada por el Gobierno, Baza, intentará hacer que acepte las condiciones que éste le propone para olvidarse del tema o lo lamentará gravemente.

Lo cierto es que la historia no es mala, el afán por buscar que se sepa la verdad ante un suceso horrible es un buen fundamento para una buena historia, el problema es que el guion se columpia en situaciones ilógicas, fallidas y tan estrambóticas que provocan que te salgas de la trama y cueste volver a entrar (transfusiones absurdas a parte). Los actores están en su mayoría bastante desaprovechados, sobre todo Antonio de la Torre. Karra Elejalde, sin duda, se erige como un malo malísimo al que él nunca vio como tal, “en mi interior mi personaje era el bueno de la película, el resto eran unos traidores que querían el mal para nuestro país” comentaba el actor en rueda de prensa.

Lo mejor de la película es su producción, con un tono “hollywodiense” que impresiona, nos metemos de lleno en una realización y una fotografía pocas veces vista en España. Se notan los 3.600.000 € que ha costado la cinta.

Alberto Ammann y Antonio de la Torre

Alberto Ammann y Antonio de la Torre

Según dijo Daniel Calparsoro, su director, en rueda de prensa, el objetivo era “crear un fuerte contraste entre oriente y occidente”. Se quería trasladar la sensación de una película de aventuras y al mismo tiempo diferenciar bien las localizaciones con una amplia paleta de colores, utilizando los colores más intensos como rojos en “Iraq” y colores más fríos como el verde en A Coruña. Del mismo modo en la cámara también se nota pues la parte de la guerra está rodada cámara en mano y el principio de la ciudad gallega es mucho más estable. Cosa que se pierde a medida que avanza la cinta, con la intención de trasladar la acción de Iraq a la ciudad.

Invasor podría ser el germen de una nueva forma de hacer cine en España, con un aspecto visual mucho más americanizado y profesional, y yo me pregunto esto, ¿queremos parecernos a Estados Unidos y Hollywood?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s