Sin categoría

Serieando: Breaking Bad… el principio del fin


Heisenberg...

Heisenberg…

Después de la tormenta viene la calma, reza el dicho castellano (un poco ociosamente, la verdad, porque si no llegase la calma, significaría que la tormenta es infinita, y eso no parece que tenga mucho sentido, ¿no?). Pero aquí está Walter White de nuevo para ofrecernos una lección sobre calmas quizá incluso peores que las tormentas previas. Si en la temporada cuarta eran todo asesinatos, tensiones insoportables, y guerras abiertas de todo tipo, aquí los personajes están ya más o menos relajados, y se nos ha permitido ahondar en ellos más que en los hechos, por mucho que no hayan dejado de pasar cosas. Veamos, con mucho spoiler, qué pinceladas de genio nos ha ofrecido.

               Muchas dudas habían quedado en suspensión: ¿Qué pasaría con el ordenador de Gus, tan preñado de pruebas? ¿Qué pensaría la DEA al ver carbonizado un mega laboratorio? ¿Seguirían Jesse y Walter cocinando? ¿Y cómo reaccionaría Mike al saber que su jefe había sido asesinado? ¿Y el emporio de Gus? ¿Y sus empleados? ¿Y Skyler, que acababa de descubrir cómo su marido asesinaba a gente por ahí, poniendo bombas?

Nadie mira mal a Walter

Nadie mira mal a Walter

Los guionistas de Breaking Bad, en vez de mandarlo todo al limbo (como otros a los que desde aquí no saludamos), han contestado una por una a dichas preguntas. Es más: las han ido liquidando –literalmente– hasta que sólo nos queda ya una cuestión: ¿qué hará Hank ahora que sabe quién es su tan buscado Heisenberg?

Pues así concluye esta primera mitad de la temporada: con Hank sentado en el trono, mientras recibe en tan escatológico trance la mayor revelación repentina de su vida. Perdonen ustedes que me lance a empezar por el final, pero esta es una de las cosas más curiosas y originales que he visto nunca: cerrar una serie en cada una de sus tramas; hacer que ya no haya preguntas. Acabarla. Sellarla. Tal cual. Y abrir sólo un fino agujero en el cascarón, y dejar el futuro guión en blanco, salvo en un diminuto puntito. Porque no sé si se han dado cuenta, pero lo demás, como dijo aquél lloroso estadista, está todo “atado y bien atado”. Una manera brillante y atípica de mantener el interés; y vaya si lo mantiene.

Money, money, money...

Money, money, money…

Así pues, dado que pocas cábalas nos dejan hacer al respecto de lo que ocurrirá en la segunda parte de la temporada (con la que concluirá del todo la serie), dejemos aquí estas escuetas reflexiones, para que cada lector, si así lo estima, pueda añadir las suyas:

-Jesse ha visto la verdadera cara de Walter White: la de Heisenberg. No sólo no se fía de él; además sabe que la ambición espiritual (ni siquiera económica) lo domina; que la muerte de un niño ya apenas significa nada para él. Su ego y su imperio de la droga lo pueden todo.

Pobre Skyler...

Pobre Skyler…

-Nadie habría podido prever que Skyler se volvería, al menos durante algunos capítulos, una enemiga de Walter White tan honda y persistente. Funciona muy bien la ironía de que, tras desearle otro cáncer, llamarle asesino, y odiarle hasta no poder ni verlo, se tranquilice al final cuando Walter supuestamente lo deja. “Cariño, has matado, vale; y has traficado con drogas, y has hecho que nuestra vida se deba a la ilegalidad más despreciable. Pero si lo dejas y tenemos tanto dinero, ¿por qué no pasamos página y volvemos a estar bien?”. ¡Ay Skyler, no eres tan moral como tú misma te crees!

-Si el Walter de la primera temporada era un buen hombre con fogonazos que lo convertían en Heisenberg, en la quinta temporada es Heisenberg todo el rato, salvo durante esos escasos instantes en que aún regresa el buen hombre para, por ejemplo, sufrir de remordimientos y devolverle a Jesse su parte del dinero. O bien para reflexionar sobre por qué ha disparado a Mike, pues se percata de que ni él mismo lo sabe. Por lo demás, se ha vuelto amoral en grado sumo, coronando la conversión que vimos al concluir la cuarta temporada: el fin justifica los medios. Su éxito y su salvación están por encima de cualquier cosa, viva o muerta, que pueda obstruírselos. ¿Un niño, dos niños muertos? Nada, mala pata. ¿Ejecutar a 10 personas en apenas 2 minutos? Son cosas que “tienen que hacerse”. Y luego a dormir a pierna suelta. Un hombre que negocia con narcotraficantes como quien intercambia cromos, sólo que dando más miedo a los narcotraficantes. Un hombre que habla con expresidiarios asesinos como quien le dice a la asistenta por qué habitación debería empezar a limpiar el polvo. Hail to the King, ponía en el cartel promocional. Cuánta verdad.

¿Cara de susto?

¿Cara de susto?

-Hank. ¡Ay Hank! ¡Qué malos son contigo los guionistas! Primero te disparan por culpa de tu cuñado; luego te recuperas gracias a él; y ahora te has pasado casi cinco capítulos cuidando de sus hijos, a los que adoras. Tu cuñada está metida hasta el cuello en el blanqueo de dinero; tu mujer sufre por tus cuñados… y te acabas de enterar de que tu némesis, ese poderoso señor del mal ante el cual palideces, es tu apacible y apocado cuñado.

-Mike se nos ha ido de manera lamentable. No me adhiero a esa tropa de fanáticos que hablaban de él como si de un santo se tratara (no le tiembla el pulso si tiene que matar a una, a dos, o a treinta personas), pero posee una humanidad de la que Walter ahora carece. Se preocupa de verdad por Jesse, y es hasta cierto punto noble y razonable. Su muerte es patética, en el sentido de que muere exasperado; más aún, muere hasta con alivio por no tener que ver ya más a Walter: pues fue aparecer éste en su vida, y empezar a sumergirse en el caos. Morir sabiendo que te mata un gilipollas, que tenías todo dispuesto para huir, y que has abandonado a tu nieta (que te adora) en un parque (trauma o recuerdo que persistirán durante toda su vida, y que no podrás borrar ni explicar), tiene que ser muy jodido.

En fin, no sé ustedes, pero yo quiero YA que empiece lo que queda de temporada. ¡Y que mantengan el nivel!

Javier C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s