Sin categoría

Dos en la cartelera y un montón de spoilers: Nona-Pack embarazoso


Casi empalmamos de nuevo el “Dos en la cartelera…” esta vez le toca el turno a gestaciones curiosas de la historia del cine. Embarazos, nueve meses, nueve películas con las que pasar un buen rato. Luis Cubiella al ataque.

Mira quién habla

Mira quién habla

Muchos dirán: ¡“Mira Quién Habla” si ni es pediatra, ni obstetra, ni partero, ni na de ná! Pues bien, si el pequeño Mickey, fruto de la unión de la segunda gerente de “Cheers” con aquel amante de la brillantina, la fiebre y la noche, podría reflexionar, incluso sin tener conciencia de su aparato fonador, sobre el mundo muy a finales de la década de los ochenta, dejando en posteriores entregas el protagonismo “hablador” a su hermana o sus mascotas,  ¿por qué no voy yo a poder hacer una reflexión escrita sobre ese submundo de embarazos en el cine, sin prole a mi cargo ni estudios al respecto, de acuerdo, pero ya con más de dos, y de tres, películas vistas sobre el tema a las espaldas?  Me pregunto… y  apostillo también: con muchas menos excusas conceptuales metieron los Wachowski a Johnny Mnemonic en líquido amniótico para dar a luz una trilogía de “Matrix” inconexa. ¡Upps!

He aquí sea como fuere, y  justificando lo injustificable como tantas otras veces, lo mejor será que vayamos al lío, igual embarazoso, del que, por cierto, bastante tardó en percatarse ese panfilón, bronceado y rubiales a orillas de un azul lago.

Un feliz acontecimiento

La producción francesa “Un feliz acontecimiento” ha llegado este fin de semana a la cartelera española. Y como de todo el proceso que rodea al gran hecho de ser papas versa la cosa, por esta vez, hemos girado el bombo del cine en busca de una selección de cintas que nos hablen de los avatares (decir que en ningún caso nos estamos refiriendo a “bebesistos” na’ vi, aunque conociendo al señor de las “mentiras arriesgadas” pensamos que tampoco estará lo cosa muy lejana) que sufren o disfrutan, los afortunados o desafortunados, progenitores o no, bombo cinematográfico en ristre.

Traigamos ya, después de los dolores, que subrayaría el gran “Condemor”, simpar pecador de la pradera,  a “Desde el 15”, nuestra propuesta de esta semana, que sin necesidad de tener el ojo, o la lupa, de uno de los más divertidos personajes de “Top Secret”, seguro que muchos habrán descubierto que será de parto múltiple, quizá porque nos hayan echado una buena cantidad de… agua. No seáis malos.

En la pantalla grande se ha roto aguas en no pocas ocasiones, esto es un hecho, pero vayamos a nuestro principio, que no el de los tiempos; religiones aparte, que diría el concienzudo Fray Guillermo De Baskerville.

Antes que su directorconsiderara que todo el mundo era “güeno”, cámara

La semilla del diablo

oculta en mano, o que hiciera sufrir al mamón con la ayuda de unos Hombres G, la cinta “Adiós, cigüeña, adiós” nos enseñaba desde las buenas intenciones, y con secuela, a saber encajar la llegada del parisino pajarraco, dejándonos guiar por el instinto y una pandilla de amigos con clara vocación de ONG. Y mira que un director “frenético”, años antes, os había dejado claro que el resultado final del tema florecita/abejita/polencito podría convertirse en objeto de deseo de una panda de descerebrados de gustos diabólicos y leyenda negra. Pero así es el ser humano, se pone el dedo gordo del pie más negro que el traje de los señores de idem, de tanto tropezar con la misma piedra.

De piedra se quedó, y oscurito veía su futuro, aunque nunca sin sorna, una madre adolescente llamada “Juno”. Quizá porque asumir que el gusto del padre biológico de la criatura, en lo que a ropa deportiva se refiere, sumado a la reducida capacidad neuronal del mismo, harían vomitar al propio “Ali G”, a lo que añadir, por si fuera poco, una “considerable” inclinación propia hacia el “papi chulo” adoptivo del retoño, no tiene que ser como para disfrutar de clásicos de Céline Dion en el intento.

¡Ay los papás! o si no que se lo pregunten a la “prota poli-papis” del musical “peliculero” de los suecos de “Waterloo”.

Junior

La batalla por la supervivencia en la escalada por según que árboles de la vida, y que conste que nos gusta la versión relajante de Malick,  no es nada fácil, y en esto de la maternidad, el subgénero “Papás/Hombres de pelo en pecho” también ha dado mucho de sí. Desde dos entregas francesas de solteros y biberones o dos americanas de “singles” con bebés, que entrarían dentro de lógica Danielle Steel/Disney, podríamos llegar hasta una “científico-ñoña” tribulación, con cariñoso apelativo como título, en la que el gemelo, antes y se supone que en un futuro también,  grandullón (ex-gobernador de California, a Dios Gracias,  ya que nos gusta más como T-800 modelo Cyber Dyne 101) del abogado de los Rose (DeVito), además de doctor en la que nos ocupa, se convertía en feliz gestante, eso sí, supervisado por una niñera mágica (Thompson) antes de serlo. Curioso este último ¿no?

¡Qué bonito, y que arriesgado, es conseguir los sueños aun no siendo genéticamente ni Taylor, ni Ryder, ni del género protagonista de la bastante adaptada novela de Louisa May Alcott!

¡Ay los anhelos vitales! o si no que se lo pregunten a la “prota” de la boda mas “made in Abba” que ha dado el cine australiano.

Como padres desastrosos, sintiéndose en las antípodas de lo que tendría que ser,  viven los cabezas de cartel de la comedia familiar “Nueve meses”, mezclando, en desequilibradas cantidades, desasosiego y alegría por la buena nueva. Nuevecitos, primerizos, papas, fueron muchos de los espectadores que acudieron al cine buscando apuntes para el día a día en el tierno, y realista, documental “Bebés”…

Contengamos, para evitar la marcha atrás de última hora, porque lo que es seguir, reconozcámoslo, está más que claro que podríamos, pero se trata de disfrutar con mesura, que luego pasa lo que pasa, y nos salen una sarta de películas. Dejemos entonces aquí el asunto, seamos precavidos, conscientes, sabiendo lo que nos hacemos, porque el cine ya ha demostrado que igual un tomate, digamos salpimentado a pie de huerta, nos puede convertir en responsables de un fantasioso jovenzuelo llamado “Léolo“, que igual podría ser vecino del protagonista de la felliniana  “Amarcord”. Bueno, hasta la semana que viene que he quedado con intenciones de, digamos, conocer gente.

Fecundo, ¿cómo no? nona – pack  de hoy: “La Semilla Del Diablo” (1968), “Adiós, Cigüeña, Adiós” (1971), “Mira Quién Habla” (1989), “Junior” (1994), “Nueve Meses” (1995), “Juno” (2007), “Lío Embarazoso” (2007),  “Bebés” (2010) y “Un Feliz Acontecimiento” (2011).

C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s