Sin categoría

Cumbres Borrascosas… que siga lloviendo


En el año 1847, la autora Emily Brontë publicó un libro titualdo Cumbres Borrascosas. Ella no pudo saber la repercusión de su historia pues un año después falleció. La historia se ha convertido en una de las grandes obras de la literatura universal. Bien pues yo la obra no la he leído y, por tanto, en este comentario sobre la nueva adaptación de la misma, no haré comparaciones de ningún tipo.

Cumbres borrascosas nos cuenta la historia de “un hacendado procedente de los desolados páramos de Yorkshire, estando de visita en Liverpool, se encuentra en la calle con un muchacho indigente llamado Heathcliff y decide adoptarlo y llevarlo consigo a su mansión. Pronto se establece una relación amorosa de carácter obsesivo entre Heathcliff y Catherine, la hija de su protector.” (FILMAFFINITY)

Para empezar diré que la cinta dirigida por Andrea Arnold es lo más soso, cansino, tedioso y aburrido que he podido ver en lo que va de año. Puede que a muchos les guste, y resulta que la adaptación es maravillosa y perfecta, pero he de decir que como película no funciona en ningún momento y los 128 minutos se hacen muy largos.

Nada más empezar te das cuenta de que el formato casi cuadrado de la proyección no es el adecuado. Ver una pantalla que tiene más espacio de negro que de imagen no gusta, es incómodo y molesta, pero es una decisión de la directora y se le perdona la opción escogida.

¡¡AVISO SPOILERS!!

La historia arranca y transcurre lenta y pausada. Siempre llueve en esas montañas de Heidi. El recién llegado Heathcliff y Catherine, la hija del hacendado juegan, se conocen y se quieren, pero nunca lo demuestran. El tiempo pasa y ellos siguen jugando y mirándose. El tiempo sigue pasando y ella, al ver que él no hace nada, decide casarse con otro, Heathcliff se marcha y vuelve a las cumbres transcurridos ya unos añitos. Ellos se siguen queriendo, mirándose y sigue sin pasar nada. Al final ella muere y no ha pasado ABSOLUTAMENTE NADA. Este es el resumen de la película.

¡¡FIN DE SPOILERS!!

Los personajes son excesivamente planos, sosos y más fríos que un muñeco de nieve, sobre todo el protagonista. En mi opinión la única que se salva es Catherine de mayor, interpretada por Kaya Scodelario. La fotografía, vencedora en el pasado festival de Venecia y en el pasado festival de Valladolid, es bonita, pero a mi no me transmite nada más que el frío que debe hacer en esas montañas, en las que no para de llover. A veces aparecen bichos y árboles y unos bonitos grandes angulares del paisaje, pero nada más.

La banda sonora es inexistente, tan solo aparece un tema al final, que al menos es bueno, “The Enemy”, de Mumford & Sons. Se trata de una historia de amor, sin amor. Una historia que trata sobre un amor que nunca muere pero que es inalcanzable por un motivo o por otro, si hubiera tenido más ritmo puede que me hubiese gustado, pero es demasiado lenta para mi gusto ¿Me leeré el libro algún día? De momento no, gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s