Sin categoría

Shame…


Shame...

“La película más provocativa e irresistible del año”, “Una de las mejores películas del año”, “Exquisita y emotiva”, “Dinamita”, “Fascinante”, “Sensacionalmente original”… esto reza el cartel de Shame, la nueva película del director inglés Steve McQueen. En tan poquito espacio yo la describiría como “Brutalmente perfecta“.

Y aún con todos estos elogios, la película no aparece en ningún momento entre las nominadas a los premios de la Academia, otra gran obra que queda olvidada para los académicos, al igual que Drive, ¿Por qué? Vamos a analizarlo poco a poco.

Shame nos cuenta la historia de Brandon Sullivan, un hombre trabajador, con dinero y con una vida normal, si no fuera porque es adicto al sexo. Su tiempo libre lo dedica a visitar páginas pornográficas, masturbarse y pagar a prostitutas para que sacien su sed. De repente su hermana Sissy reaparece en su vida y su muralla de sentimientos le impide ver los problemas que oculta su familiar.

Brandon está interpretado por  Michael Fassbender, un hombre que en el último año ha sido de los actores más prolíficos de Hollywood. Su papel está bordado y no entiendo como no está  nominado al Oscar, al igual que Ryan Gosling.

Brandon es un personaje del que no conocemos nada salvo su adicción y su incapacidad por ver a las mujeres como algo más que un objeto sexual, es incapaz de amar a una mujer. Por ello no se siente bien teniendo a su hermana al lado. Es un tipo serio, educado y que busca lo que busca.

Un papel por el que merecía mucho más de lo que se ha llevado, aunque le queda el premio al mejor actor en el Festival de Venecia, en el Festival de Sevilla y en la Asociación de Críticos de Los Ángeles, entre otros.

Por otra parte está Sissy, interpretada por Carey Mulligan, una jóven a la que descubrí en An Education y desde entonces me encanta. Sissy es un personaje extraño, ella quiere a su hermano y lo demuestra, al mismo tiempo se ve que es una pequeña oveja descarriada y que necesita apoyo para seguir adelante.

Pasándonos al apartado técnico de la película, debemos remarcar que todo es impecable. Tanto la fotografía como el montaje son estupendos. Cabe destacar tres planos secuencias muy interesantes, así como el montaje tanto del inicio como del final de la cinta. Y lo mejor de todo es que cuando parece que la historia es predecible, te rompe y la boca se desencaja.

Shame es sexo y por ello no ha entrado en la carrera hacia los oscar, no recuerdo yo una película tan explícita que tratase este tema sin caer en lo vulgar o la comedia. El puritanismo reinante en Hollywood prefiere nominar a cintas como “War Horse” antes que a esta. También se entiende que haya gente a la que no le pueda gustar, por lo explícito de su contenido o por la sobriedad con que se trata el tema, pero eso son cosas a parte.

Shame es seria, perturbadora, angustiosa, lujuriosa…  Su guión, su fotografía, su dirección, sus actuaciones, todo encaja a la perfección. Shame es un olvido que se merece recordar ya en la historia del cine actual.

Lo mejor: Todo

Lo peor: El poco reconocimiento por parte de los académicos, ni una nominación en los Oscar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s